Del Bosque, un hombre sereno