El Brasil-Italia, la atracción del grupo B