Tristeza y desolación, sentimientos de la afición brasileña tras la derrota ante Holanda