Brasil, en octavos a medio gas