Brasil, posible rival de La Roja