Brauilo reconoce el abuso sexual