Bruni, cada vez menos secretos