Burla la muerte dos veces y a sus secuestradores