Un cadáver yace durante 3 días en el baño de un restaurante de comida rápida