Cameron y su esposa disfrutan de un plato alpujarreño con vistas a la Alhambra