El candidato presidencial que no sabe cuáles son sus libros preferidos