Caos en la carretera, tormenta política asegurada