Los ciclistas creen que la entrevista a Armstrong es un paso más contra el dopaje