El Cid resurge en Burgos