Científicos españoles utilizan técnicas de animación 3D para explicar el cerebro