Tras el intenso calor, llega desde el Sahara la lluvia de barro