Cómete la furia de pulpo Paul, meriéndate a La Roja