Mueren más personas por el consumo de analgésicos que de cocaína