Crecen las dudas sobre la solvencia de España