Cristiano Ronaldo, tras los pasos de Sarkozy