Ramos emula una gesta que vale récord ante el Deportivo