David y Victoria, pasión en un ascensor