Decenas de familias solo han podido ver sus hogares arrasados en fotos o vídeos