Déjame entrar, la denuncia de Facua contra las discotecas