Demi Moore consigue, a los 47 años, el cuerpo que siempre deseó