Desaladoras a pleno rendimiento por culpa de la sequía