Desnudos y ensangrentados contra los abrigos de piel