Madrid y Barcelona, dos manifestaciones paralelas para pedir una España unida