Aluvión de críticas por la interpretación de Naomi Watts en el papel de Diana de Gales