Diane Kruger, la última actriz en preocupar a sus fans por su aparente delgadez