Lanzamiento de cerdo podrido a una mezquita, el último delito de odio en Londres