Los Dolores Aguirre protagonizan un peligroso encierro, aunque sin corneados