La similitud y la crudeza entre realidad y ficción, parte del éxito de ‘El Príncipe’