Empresarios gallegos ofrecen 30.000 euros por el pulpo adivino