Aleix, un pequeño guerrero que lucha contra el Tay-Sachs: "Es una enfermedad muy dura"