Entreno... y susto para la prensa