España cumple el trámite bostezando