España quiere mantener intacto el expediente