España suda para derribar el muro escocés