El Espanyol no puso las cosas fáciles al Valencia