Estrellas como Lady Gaga o Rihanna, ¿una mala influencia para las jóvenes?