Una joven de 17 años crea una nanopartícula que mata las células cancerígenas