Euforia entre los fans holandeses