Las calles de Barcelona se llenan de aficionados atléticos y culés