La FIA considera que los costes de la Fórmula 1 son insostenibles