Flavio Briatore y la FIA se ven las caras ante la justicia francesa