La Fundación Alberto Contador financia un proyecto de investigación en la Unidad de Ictus del Hospital Ramón y Cajal