Burocracia, falta de medios y ahora sofoco