De Gea hace un fortín del Calderón