El nuevo look de Gerard Piqué trae mala suerte al Barça